El día después

lunes, enero 18, 2010

Elecciones 2010: entre todos elegimos al Presidente del Bicentenario, incluso los que no votamos por él.


Tenemos el privilegio de ser testigos directos de un cambio, porque si me dicen que habrá cambio, tengo que creer, yo soy de los optimistas. Y después de la decepción, de ese poco de rabia, de esa sensación de incredulidad, viene el sentimiento de realidad que te dice, todo el rato, que así son, que así serán las cosas.

Voté por el No, voté por Aylwin, voté por Frei, por Lagos, por Bachelet. Nunca he militado en ningún partido, pero he aplaudido y criticado cada vez que algo lo ameritaba. Ahora, que las cosas cambian, veremos nuevos personajes, y temo por la aparición y participación de algunos, pero así son las cosas. Lo dije varias veces, no me gustan todos los amigos de este candidato, y tampoco me gustaban todos los amigos del otro candidato.

El mundo también ha cambiado, y hace rato, como para seguir en una discusión de derechas e izquierdas. Me gusta el emprendimiento, las ideas que generan trabajo, me gusta la idea de un Chile conectado e idealmente comunicado.

No me gustaría ver retrocesos, sobre todo en los derechos de las personas, quisiera ver buenas ideas, más allá de las promesas electorales. Quisiera que la gente creyera que sí vienen tiempos mejores, que se renueven las caras, las intenciones y los hechos, y si hay decepciones, incumplimientos o arreglos que condicionen las promesas, la gente sabrá cobrar y expresará su descontento.

Suerte y ganas para Sebastián, para el equipo que elija, y altura para todos, los de aquí y los de allá, porque entre todos construimos Chile.

La foto es del Flickr de Sebastián.

12 comentarios. Escribe tu opinión aquí.:

Shidi ! 18 de enero de 2010, 11:39  

Lo que yo no puedo tolerar de esta elección, es que miles de chilenos que estamos en el extranjero, inscritos, preocupados por nuestro país, perfeccionándonos para hacer de Chile un mejor lugar... gracias a la coalición que ganó ayer, no pudimos votar.
Eso, no me dejará de indignar nunca.
salu2 don Robert

Anónimo,  18 de enero de 2010, 12:33  

Interesante planteamiento, sobre todo el análisis de "derecha-izquierda". Creo que si queremos un mejor Chile (me imagino que es algo transversal) debemos dejar de preocuparnos del pasado y pensar en el hoy y mañana. Ciertamente el pasado nos ha ayudado a aprender, pero traerlo a colación en cada momento sólo genera rencor.
Formemos una unión que nos permita llevar a nuestro querido país a un mejor lugar y seguir logrando cosas tan importantes como las obtenidas por el actual gobierno (ingresar a la OCDE, por ejemplo).
Saludos Roberto

PD: también me encuentro afuera estudiando, y lamento no haber podido participar de esta segunda vuelta.

Rodrigo Rojas 18 de enero de 2010, 12:55  

Roberto, me siento muy identificado con tu pensamiento. El Chile de hoy lo construimos todos, independiente si hayan o no votado por Sebastián Piñera. Ahora habrá que ver con ojos optimistas cuál es el resultado de esta elección. Creo que la alternancia en el gobierno debería traer buenos resultados y como se dijo ayer, también es rol de la nueva oposición tener un rol proactivo. Si al final somos todos lo que tenemos que salir beneficiados!

Saludos!

Rodrigo.

Anónimo,  18 de enero de 2010, 12:56  

Lo que viene obviamente es un retroceso en muchas materias, lo único que pueden hacer relativamente "bien" es empujar a que la economía crezca, lo demás, son puros cuentos que la gente cree. Es cosa de ver cómo votan en el parlamento y contrastarlo con lo que predican.
El estado debe estar absolutamente separado de cualquier creencia religiosa y ésta vez no será así. El mismo Varga Llosa, el que vendió sus ideales por un par de pesos o quien sabe qué, lo tiene escrito en un excelente ensayo llamado El Velo islámico (3 Pág creo).
Saludos.

Frank H. 18 de enero de 2010, 14:44  

primero, la línea ideológica divisoria entre izquierdas y derechas ya no es tan precisa, pero aún existen las tendencias.

y creo que está bien que los que vivimos fuera no votemos - no tengo fuerza moral para decidir sobre los problemas diarios de mi país si no estoy viviendo ahí.
puedo opinar, ayudar, criticar, pero las decisiones deben tomarlas los que se las pelan de cuerpo presente.

y sí, la política es una parte importante, pero sólo una parte del quehacer nacional.

saludos!

Anónimo,  18 de enero de 2010, 15:27  

Roberto:
Me preocupa. La derecha puede pintar del color que quiera su gobierno, porque hace años que es dueño de los medios, a los que la gente le cree que los gobiernos de la Concertación no hicieron nada. Ahora La Nación también va a ser de ellos, que era lo que quedaba.
Los capitales de los grandes empresarios se van a reinvertir en Chile, pero va a ser una falsa sensación de mejoría.
Estoy preocupada, sin miedo, pero preocupada.
Me preocupa el bienestar de los pobres. La Educación pública en Chile se echó a perder después de la aparición y forlecimiento de los colegios privados, eso en el gobierno militar.
La salud tb.
Una última reflexión...dice en la Hora... la derecha vuelve al poder después de 52 años.
¿y qué fueron los 17 años de Pinochet? Gobierno de izquierda??? Ahora lo están negando, para que la gente se olvide, pero el dolor sigue ahí.
Un abrazo

Anónimo,  18 de enero de 2010, 16:22  

Cuando uno quiere ganar tiene que arriesgar...¿y si nos va bien?
Yo también soy de las optimistas y estoy por el cambio . No quiero más de lo mismo venga de donde venga.
El mundo cambió hace rato , las fronteras y las patrias van desapareciendo; incluso hoy los conceptos de estabilidad y seguridad no son garantía de éxito .
Las ideas tampoco sirven si no se llevan a la acción.
Hoy creo más en las personas que en las ideas y en lo que hagan juntas para lograr las mismas oportunidades y una mejor calidad de vida.
Hay que cambiar las creencias, los hábitos, los pensamientos. Tiene que haber un quiebre para que las cosas cambien o mejoren.
Hace poco que vivo en Europa y al ver las cosas de afuera creo más en lo que opino.
Y si no , le pasaremos la cuenta po'!!
¡Bien Hermano! Un abrazo
Su



100y,Los conce

Romina Olivares 18 de enero de 2010, 18:45  

Uff el voto de los que estan el extranjero hubiera hecho temblar a la parte de extrema derecha, ya paso, tengo un pesamiento similar... creo que ya más no podemos hacer sino que contruir pero no neguemos que estamos a puertas de dejar libre a torturadores... no nos ceguemos...

saludos

Anónimo,  19 de enero de 2010, 01:00  

No hay caso, me caes bien, ojalá más gente viera las cosas y la vida con el alma generosa...

saludos

P Rivera.

Roberto Arancibia 19 de enero de 2010, 01:29  

Se ha cumplido un ciclo, es de esperar que de aquí surja algo.
Echo de menos la mística, la unión, las ganas de esos meses del Plebiscito.
Nada es ni será como antes, sólo espero que sea mejor.

Camille 19 de enero de 2010, 06:25  

Os deseo suerte a todos. Coincido contigo en que el mundo ha cambiado, es el cambio. Cierto. Pero el mundo sigue ahí. Ya lo dice el título de tu blog.

Suerte! desde el otro lado del charco

Nadia 19 de enero de 2010, 17:33  

Cada uno de nosotros debe poner de su parte para que Chile crezca y finalmente... la voz de la gente que creía que la Concertación estaba desgastada (porque no pocos votos fueron de desencantados)se hizo escuchar.

Espero de corazón que este período sea un paso al desarrollo real, tenemos los recursos y las personas para hacerlo.

Publicar un comentario

Créditos

Agradecimientos a mi MacBook, a los Marlboro que fumo, pero menos, la Coca-Cola, el cable, el control remoto, Google, Blogger, Twitter, los libros, la radio, ella, mis hijos, mi ex-psicóloga y muchos otros anónimos colaboradores que han contribuido y soportado mi comunicación precoz. Gracias por estar.

Más créditos

Foto del blogger: Bárbara Gallardo
Foto de Santiago by night: Mía.

  © Blogger template On The Road by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP